¿Alquilar una villa para las vacaciones es una buena idea?

37
0
Villa
Imagen de thibaultjugain en Pixabay

Quienes se han alojado en habitaciones de hotel durante sus vacaciones de verano, seguro que habrán que estar rodeados de turistas a todas es lo menos ideal para pasar unos días de relajación y tranquilidad junto a la familia, amigos o la pareja. Por esta razón, las villas para las vacaciones de verano son una perfecta opción para ofrecer seguridad y privacidad mientras los huéspedes se sienten como en casa.

Las villas para las vacaciones de verano son una de las opciones más populares y demandadas para disfrutar unas relajantes y reconfortantes vacaciones.

En este sentido, plataformas de alquiler de villas y apartamentos de lujo como Villa Gran Canaria disponen de un amplio catálogo de estancias capaces de satisfacer los gustos y preferencias de todos sus clientes, en lugares tan paradisíacos como Tenerife, Lanzarote, Gran Canaria y Fuerteventura.

Ventajas de una villa para las vacaciones de verano

Una de las razones por las que miles de turistas se deciden por una villa antes que un hotel para alojarse durante sus vacaciones de verano se debe, principalmente, al mayor espacio y capacidad de socialización con familiares y amigos en las áreas comunes que estas estancias ofrecen junto a la privacidad que supone estar solo con tus allegados. De esta manera, los huéspedes gozan de una libertad e independencia difícil de conseguir, incluso, en los hoteles más lujosos.

  • Es económico

Erróneamente, mucha gente cree que el alquiler de una villa para las vacaciones de verano es excesivamente caro. Nada más lejos de la realidad. Estas estancias privadas se caracterizan por tener un precio relativamente bajo si se compara con un hotel de lujo. Además, la asequibilidad de sus precios no compromete en nada la calidad de sus los servicios y sus variados beneficios.

Hay villas de todos los tamaños y servicios pero lo más común es que sean para mínimo 6 huéspedes, por lo que el precio por noche también se reparte entre más personas.

  • Mayor libertad e independencia

No es un secreto que quienes deciden reservar la habitación de un hotel deben acoplarse a horarios ajenos como los que dictan los paquetes turísticos, las horas de comida o el check-in o check-out. Por suerte, con tu propia villa, los huéspedes son los dueños y responsables de sus propios horarios y dinámicas, por lo que desayunar en pijama en la sala de estar en vacaciones está más que permitido.

  • Mayor privacidad y seguridad

En ocasiones, en el momento de planificar las vacaciones de verano en un hotel, la seguridad es un aspecto que genera múltiples preocupaciones como compartir la piscina con terceros así como otros espacios comunes. No obstante, en una villa para las vacaciones de verano es posible disfrutar de una piscina privada, una barbacoa y hasta los jardines de la estancia sin presencia de desconocidos.