Burdeos, guía de viaje de la ciudad Francesa: todo lo básico e imprescindible

Compartir
Burdeos, Francia - Panorámica nocturna de la ciudad
Burdeos, Francia - Panorámica nocturna de la ciudad (c) Can Stock Photo

Guía de viaje de la ciudad Francesa de Burdeos con todo lo básico e imprescindible a conocer.

Burdeos - Puente de Piedra sobre el rio Garona, Francia
Burdeos – Puente de Piedra sobre el rio Garona, Francia (c) Can Stock Photo

Se la conoce como la capital mundial del vino, su área metropolitana tiene más de un millón de habitantes y desde hace unos años se convirtió en una ciudad casi peatonal donde puedes disfrutar de la vida urbana como nunca antes.

La arquitectura, la cultura y los museos son la esencia de esta ciudad.

¿Dónde estamos? En Burdeos.

Quienes la visitan por una semana querrían quedarse toda la vida. Es una ciudad preciosa que esconde secretos maravillosos.

¿Te atreves a conocerlos? ¿Cómo puedes ir a Burdeos y qué encontrarás?

 

 

Cómo llegar a Burdeos

Lo más común, como en casi todos los destinos turísticos europeos, es llegar en avión. El aeropuerto internacional de Burdeos Merignac está a solo 30 km de la ciudad, y además está conectado con transporte público. Tienes para elegir: el tren tarda 45 minutos y cuesta 7€ por persona; o puedes combinar el autobús y el tranvía que tarda un poquito más, pero es más barato.

Otra opción es llegar en tren desde París o Irún (se encuentra en mitad del trayecto). El tren es de alta velocidad, prácticamente no te enteras del viaje. Tienes que bajar en la estación Burdeos Sant Jean, que queda a 4 km de Burdeos. En esta misma estación puedes coger un tranvía para llegar al centro.

Burdeos es una ciudad importante, así que hay otras posibilidades; si bien no son las más prácticas para un viaje por turismo: en coche tienes varias autopistas que llegan a Burdeos – todas de pago -, y también hay una estación de autobús con algunas líneas internacionales. El puerto es más mercantil, pero también atracan cruceros de vez en cuando.

Una vez hayas llegado a Burdeos, lo importante es moverse por la ciudad. Te gustará tanto que no querrás volver.

El transporte público en la ciudad

Burdeos, Francia - Panorámica nocturna de la ciudad
Burdeos, Francia – Panorámica nocturna de la ciudad (c) Can Stock Photo

Moverse en Burdeos es muy fácil. La estrella es el tranvía, ya que puedes ir donde quieras de una forma rápida, sencilla y barata. Además es muy bonito, ¡ni siquiera verás cables colgando! El sistema es relativamente nuevo, ya que hace menos de 10 años que se inauguró la primera fase. Funciona tan bien que se han hecho ya varias ampliaciones, incluso sirve a algunas poblaciones vecinas. Y si pierdes el tranvía no pasa nada, como mucho tendrás que esperar 8 minutos a que venga el próximo. En las horas con más frecuencia de paso la espera es de 4 minutos.

Otra ventaja es que el mismo billete del tranvía te sirve para el autobús, todas las veces que quieras siempre que no transcurra más de una hora. ¿Y el precio? 1’40€ el billete sencillo, y 10€ el bono de 10 viajes. ¡Así da gusto utilizar el transporte público!

En el centro de Burdeos se ha instalado un sistema de bicicletas públicas, gratuito para los ciudadanos. Si te apetece moverte en bicicleta también puedes alquilar una. Quizás el fin de semana te llame más la atención, ya que la mayoría dejan el coche en los aparcamientos públicos de las afueras. Por cierto, cada primer domingo de mes está prohibido circular por el centro, solo se permite ir a pie, bicicleta o tranvía.

Es la ocasión perfecta para visitar la ciudad, el domingo por la mañana. Pero… ¿qué puedes ver en Burdeos?

Qué ver y hacer en Burdeos

Lo más mítico e imprescindible es el Puerto de la Luna. Es el barrio más antiguo de la ciudad, y tiene este característico nombre porque se construyó siguiendo el curso del río, que forma una media luna (o croissant, como prefieren llamarlo los franceses). A pesar de ser muy antigüo – desde la Edad Media – está muy bien conservado.

Las fachadas antigüas, las calles estrechas y las pequeñas plazas empedradas… Incluso podrás ver las puertas de la ciudad que había en la época, las puertas medievales.

Hay un mercado que se ubica en este barrio donde encontrarás productos de lo más exóticos. Una visita a esta zona de Burdeos te dará una visión más general, entenderás mejor la cultura y la evolución de la ciudad.

Algo destacable es la cantidad de edificios antiguos que hay el centro de Burdeos, la arquitectura te dejará con la boca abierta. De hecho esta ciudad está declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO y hay más de 350 edificios declarados de interés histórico.

Burdeos, Francia - Catedral de Santo Andre
Burdeos, Francia – Catedral de Santo Andre (c) Can Stock Photo

Por mencionar algunos, puedes visitar el Ayuntamiento, la catedral de San Andrés, la iglesia de Notre Dame o algunos castillos, como el del papa San Clemente y el de Saint Ahon. Las calles del centro y las mansiones del siglo XVIII te encantarán.

Otra parada obligatoria es la conocida Plaza de la Bolsa, se recorren los jardines junto al río hasta llegar a esta gran plaza, con una fuente que “pulveriza” agua. Las vistas sumadas a la diversión… no tiene precio.

El edificio que alberga el Gran Teatro es un espectáculo en sí mismo, además las óperas son preciosas. También está el teatro Victoria, o el cine Utopía, que antiguamente era una iglesia. Es muy curioso.

También puedes visitar una larga lista de museos, dar un paseo en canoa por el río, o visitar alguna bodega. Estando en la capital mundial del vino es algo imprescindible. Si tienes la oportunidad de verla, en la plaza Quinconces se da la feria del vino cada dos años.

En los alrededores hay algunos pueblos muy bonitos, como Monpazier y Roque-Gageac.

Las playas de Burdeos… ¡la Costa de Plata!

¿Te apetece bañarte en la Costa de la Plata? Tanto al norte como al sur de Burdeos encontrarás lagos muy cerca de la playa. Aquí empieza la desembocadura del río Garona; si tienes imaginación y espíritu aventurero existen numerosas excursiones y recorrido a tu alcance.

Hablando de playas, la más famosa es la de Archacon, donde está la duna más alta de Europa, Pyla, con sus 114 metros de altura.

Zonas recomendadas para alojarse

Para descansar bien te recomiendo un hotel en el barrio Bastide. Es muy tranquilo, y además puedes aprovechar para ver cosas de camino al centro, como el Pont de Pierre, que pasa por encima del río.

Burdeos es única. ¿Te animas a visitarla?

[jbox color=”blue” vgradient=”#fdfeff|#bae3ff” title=”¿Te ha gustado este artículo?”]Pues sólo te pedimos a cambio que por favor lo compartas, en la parte superior del artículo  tienes botones para compartirlo en google plus, facebook, twitter, pinterest, etc…[/jbox]