Compartir

Introducción a la ciudad de Český Krumlov

Český Krumlov es una de las ciudades más bellas, y a la vez desconocidas, de la República Checa. Ubicada al sur de Praga, en las riberas del río Moldava, constituye un complejo medieval de primer orden.

Considerada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, otra de sus principales atracciones reside en la poca afluencia de turistas que tiene. Además, tanto tiendas como locales han sabido empaparse de ese aire romántico que inunda todas sus calles, de forma que el viajero se retrotrae en el tiempo.

¿Cómo puedo llegar hasta Český Krumlov?

Cesky Krumlov se encuentra ubicado en el encantador paisaje de Bohemia del Sur, en un recodo del río Vltava a 170 km de Praga.

Resulta también muy cómodo llegar hasta la ciudad tanto en tren como en autobús. En este sentido la compañía ferroviaria Czech Railways dispone de trenes diarios que salen cada dos horas de la estación de Hlavní Nádraží ubicada en Praga. El billete de ida y vuelta sale por unas 500 coronas. El trayecto en su totalidad dura tres horas y medias. No te olvides tampoco de que has de hacer transbordo en České Budějovice.

Si, por el contrario, te decantas por el autobús, mucho más barato y rápido que el tren a la larga, en el caso de encontrarte en Praga, deberás bajarte en la parada de metro de Anděl. Una vez aquí, puedes coger cualquiera de los autobuses de la empresa Student Agency que salen de forma diaria desde la estación de Na Knízecí. El billete, en esta ocasión solo de ida, cuesta 200 coronas. Infórmate con antelación pues algunos de ellos para también en České Budějovice, por lo que tendrías que realizar igualmente transbordo.

Importante: ahorra con la Český Krumlov Card

Igualmente, si te acercas hasta el precioso Ayuntamiento, ubicado en la plaza Svornosti Namesti, podrás hacerte con la famosa Český Krumlov Card, una tarjeta turística con la que podrás visitar hasta cuatro museos diferentes de la ciudad, entre los que se encuentra incluido el propio castillo. Cuesta únicamente 200 coronas (unos ocho euros al cambio). Merece en verdad mucho la pena pues ten en cuenta que ya solo la entrada a la fortaleza vale unas 130 coronas.

Tenéis toda la información al completo (incluyendo precios y atracciones) sobre la tarjeta en su propia web (www.ckrumlov.cz/card).

¿Dónde alojarme a buen precio en Český Krumlov?

Nada mejor que alojarse al ladito del castillo, en pleno centro histórico, caso de la pensión Adalbert, los hoteles U Malého Vitka y Edward Kelly o los apartamentos Downtown, los cuales salen por solo 67 euros. Un lugar realmente típico es el Travel Hostel, con un coste de 38 a 76 euros, y con mobiliario eminentemente medieval. Otros alojamientos de interés son el hotel Barbora, la pensión Kristinka o la Mastal. Se complementan asimismo con el Svambersky dum Hotel, el Garni Hotel Albatros o el Vienna Hotel.

Los hoteles y alojamientos, al igual que el resto de edificios, preservan un carácter eminentemente bohemio y medieval. Es el caso, sin ir más lejos, del hotel Ruze o el Old Inn. En muchos de ellos además se incluye el desayuno de forma completamente gratuita. Igualmente están equipados con todas las comodidades necesarias y las más modernas instalaciones. Para que tengas más opciones donde elegir, cabe citar también los hoteles Zaton, Mlyn o Arcadie.

¿Qué se puede ver en Český Krumlov?

Cesky Krumlov - Panorámica de la ciudad en Invierno, República Checa
Cesky Krumlov – Panorámica de la ciudad en Invierno, República Checa
(c) Can Stock Photo

En cuanto a que visitar, Český Krumlov dispone de un castillo con torre, desde la cual disfrutar de agradables vistas de la ciudad, y un teatro giratorio, situado en los jardines y originario del siglo XVIII. A los pies del recinto se halla también el barrio de Latran, uno de los más antiguos con monumentos tales como el bastión medieval o la puerta Budějovická. Asimismo, la localidad se vanagloria de contar con una exposición permanente sobre Egon Schiele, discípulo de Gustav Klimt. Tampoco dejéis pasar por alto la iglesia de San Vito.

Para que te hagas una certera idea, el castillo se divide en las dependencias de los Schwarzenberg y los Rosenberg. En ellas abundan no solo los estilos renacentista y barroco, sino también el gótico. En su interior también se puede asistir a una exposición de objetos históricos. Otro imprescindible es su teatro barroco, único en el mundo, con multitud de escenarios de quita y pon.

Por su parte, en el Ayuntamiento o Radnice, se contemplará un imponente edificio blanco sustentado en soportales. En la fachada también figura el escudo emblema de la familia Schwarzenberg, el cual consta de un cuervo y una cabeza. La macabra imagen alude a una antigua batalla contra los otomanos. Por supuesto, la victoria se la llevó la familia alemana. Se dice que decapitaron al líder turco y un cuervo le terminó por devorar los ojos. Además, se puede seguir rumbo por el resto de bellos edificios renacentistas que pueblan la plaza.

¿Qué se puede hacer en Český Krumlov?

Cesky Krumlov - Detalle del Castillo de noche, República Checa
Cesky Krumlov – Detalle del Castillo de noche, República Checa
(c) Can Stock Photo

Resulta, por tanto, ideal vagabundear por la ciudad pues cualquiera de sus rincones bien merece la pena. El casco viejo o las orillas del río Moldava se prestan a ello. La plaza principal, el patio interior del Palacio Real o la laguna del jardín del palacio son otros tanto lugares por los cuales pasear. Además, seguramente atravieses el puente de Moldava que va directo al castillo. Entonces no podrás evitar sorprenderte con los osos que viven en el foso. Puedes terminar de redondear la jornada tomando unas cervezas en una de sus tabernas bien típicas.

Si te apetece, no obstante, ir de compras, la calle Latran ha de constituir tu destino. En ella antiguas casas señoriales se han reconvertido, bien en tiendas de artículos típicos, bien en restaurantes ciertamente elegantes. En la misma calle se encuentra un arco que da a un pasillo cubierto. Incluso se mantienen intactas al paso del tiempo antiguas farmacias fieles a los enseres originales, aunque ahora se vendan en sus estancias bebidas o dulces.

Para los amantes de la fotografía, la hora azul resulta la más apropiada para su hobby favorito. En este tiempo mágico las luces brillan con más intensidad y el cielo torna azulón como un breve destello antes del negro de la noche cerrada. De este modo conseguirás auténticas postales de ensueño, dignas de cuentos clásicos de príncipes y princesas. Nada mejor, por tanto, que acercarse hasta cualquiera de los numerosos miradores que inundan la ciudad por doquier.

Comer bien y a buen precio en Český Krumlov

En Český Krumlov no faltan tampoco los locales típicos para comer. Algunos sonoros ejemplos son los de Papa’s Living Restaurant o el de Jakub Restaurant. En el primero se puede probar comida auténticamente sabrosa y cien por cien autóctona, aunque también se puede pedir platos internacionales. Destaca en especial su terraza. Del segundo sobresale su coqueta decoración por tan solo 20 euros. El primero se halla en el número 13 de la calle Latran y el segundo, en el 54 de Kajovska.

Pero, si lo que buscas es algo realmente autóctono, no puedes dejar pasar la oportunidad de visitar la denominada Casa de las dos Marías o U dwau Maryí, sita en la calle Parkan 104. Antiguamente era un auténtico hogar checo y cuenta con más de quinientos años de antigüedad. Además, alberga imágenes pintadas de dos Vírgenes. Su plato más pedido es el festín bohemio, compuesto de carne de conejo, pollo o faisán, jamón cocido y patatas. También puedes probar las albóndigas típicas llamadas knedlíky.

¿Nos dejas tu valoración?

  • Lee de Caires

    Muchas gracias por este tip. No tenía conocimiento de esta ciudad. Una pena que no haya encontrado este post en abril, jeje. Un saludo