Cracovia Express: viaje completo de dos días

Os contamos con todo lujo de detalles nuestro viaje de dos días completos por Cracovia

Alojamientos baratos y económicos donde dormir en Cracovia

Hotel Bona

Habitación Individual desde 20 EUR

Hotel Start

Habitación Doble - 2 camas desde 23 EUR

Hotel Monika

Habitación Individual desde 24 EUR

Hotel Nowa Panorama

Habitación Doble - 1 o 2 camas desde 29 EUR

Hotel Ruczaj

Habitación Individual desde 31 EUR

Matejko Hotel

Habitación Individual desde 32 EUR

Hotel Sympozjum & SPA

Habitación Doble - 1 o 2 camas desde 36 EUR

Hotel Kontrast

Habitación Individual desde 39 EUR

BEST WESTERN Efekt Express Kraków

Habitación Doble desde 41 EUR

Cracovia, la ciudad de encanto perfecta para una escapada de fin de semana

¿Estáis pensando en iros a Cracovia? Pues entonces igual os viene genial echar un vistazo a nuestra reciente estancia de 2 días (completos) en la capital Polaca, os contamos con todo el detalle que podemos lo que hemos hecho (incluyendo excursiones), dónde nos hemos alojado, cómo nos hemos movido, dónde hemos cenado y comido… ¿os animáis a conocerlo?

Nosotros llegamos a Cracovia un jueves por la noche, así pudimos aprovechar al 100% el viernes y el sábado y volvimos el domingo por la mañana, fue la única forma de poder estar dos días completos visitando Cracovia.

Aunque tal vez no os lo pueda parecer, Cracovia es un destino ideal para ir dos o tres días, no sólo por la belleza de la ciudad y de muchos de sus alrededores sino también porque tiene una economía muy asequible (al menos desde el punto de vista del euro) y unas excursiones cercanas súper atractivas.

Tal vez la única pega “económica” que se le puede poner al viaje es el coste en avión. Si, como nosotros, no tienes la suerte de vivir en Madrid o en Barcelona y además quieres irte a disfrutar el fin de semana, la cosa se encarece bastante si no pillas la típica oferta.

Los vuelos a Cracovia

Aeropuerto de Cracovia
Aeropuerto de Cracovia
Estuvimos mirando vuelos y vuelos durante muchas semanas y al final, lo que mejor nos salió (tener en cuenta que salimos desde Bilbao) es volando con Lufthansa y haciendo escala en Munich a la ida y en Frankfurt a la vuelta.

Total, que entre una cosa y otra hemos necesitado casi 5 horas para llegar hasta Cracovia al módico precio de 260€  por persona (si, habéis leído bien, no conseguimos encontrar nada más barato en las fechas en las que fuimos).

Desde el aeropuerto de Cracovia al alojamiento

Como aterrizamos a las 23.30, no nos complicamos mucho y reservamos días antes de volar un taxi a través del personal del alojamiento donde íbamos a dormir en Cracovia.

Por cierto, el coste fueron 100 zloty, unos 23 euros, tal vez un poco caro por 11 km  pero a esas horas no estábamos por la labor de coger el autobús público nocturno ya que el tren acaba a las 23:00.

Tren al aeropuerto de Cracovia
Tren al aeropuerto de Cracovia
Si os interesa moveros desde el aeropuerto en transporte público, la forma más rápida para ir al centro de la ciudad es coger el tren (tarda más o menos 18 minutos).

Este tren que sale cada 30 minutos de la estación del aeropuerto (Kraków Lotnisko) y opera de las 04h a las 23h y os deja  en la estación Kraków Glówny, muy cerca de la Barbacana.

Los tickets los podéis comprar en las máquinas automáticas, en las ventanillas de información o incluso al mismo revisor del tren. ¡Ojo a los domingos que la frecuencia del tren es cada hora!

Si queréis lo más barato, coger el autobús, las líneas 208, 252 y la 902 (nocturna) os dejan en el centro de la ciudad en 35-40 minutos. La línea 208 tiene una frecuencia de salida de una hora y os deja en la Estación Central de trenes de Cracovia (Kraków Glówny), situada a 15 minutos andando de la Plaza del Mercado.

La línea 252 sale cada 20 minutos y os deja en el Centro de Congresos de Cracovia ICE, a 15 minutos del Castillo de Cracovia. El bus nocturno funciona de las 23:30h a las 05:00h y os deja en la estación de Kraków Glówny.

Nuestro alojamiento en Cracovia: Salve Aparments

Salve Apartments, Cracovia
Salve Apartments, Cracovia
Para nuestra sorpresa, hemos descubierto que los alojamientos en Cracovia son bastante económicos si los comparamos con otras ciudades de Europa, así que empezamos a tirar de recomendaciones entre booking y tripadvisor y acabamos elegiendo el Salve Apartments, buena localización (muy cerquita de la barbacana), inmejorable precio y lleno de buenas recomendaciones.

No nos equivocamos, incluso antes de llegar ya nos atendieron organizándonos un taxi que fuera a buscarnos al aeropuerto para asegurar que nuestra llegada al alojamiento fuera exitosa, acordaros que llegamos a las 11.30 de la noche y a esa hora desde el aeropuerto de Cracovia no hay trenes y sólo funciona el bus nocturno.


Después de haber dormido 3 noches en estos apartamentos, os dejamos un resumen de lo bueno, lo malo y sobre todo, para qué tipo de personas conviene o no este alojamiento.

  • Lo bueno: económico, muy céntrico (estación de trenes y plaza central del casco histórico a 10 minutos andando), las habitaciones están nuevas, limpias, los baños están perfectos y la atención por parte del personal está bien (aunque como todo es mejorable).
  • Lo malo: las camas se encuentran en ocasiones en la parte superior de la habitación y para llegar a ellas hay subir por una escalera muy empinada lo cual a veces puede resultar hasta peligroso.

¿Para quién NO es este alojamiento?

Pues para familias con niños o personas con problemas de movilidad. Para parejas que busquen un sitio donde dormir sin lujos a un muy buen precio y muy céntrico está genial.

Nota por si os alojáis aquí: el desayuno no se da en el mismo alojamiento, sino que tienen un acuerdo con un aparthotel situado a 1 minuto andando y hay que salir afuera a desayunar, pero vamos, es algo que a nosotros no nos incomodó. El desayuno era un pequeño buffet que no estaba nada mal, tenía un poco de todo.

Primer día en Cracovia (casco histórico + barrio judío)

Empezamos nuestro primer día en Cracovia, como no podía ser de otra forma, con un free tour por Cracovia. Para ello elegimos los que más nos gustan, que son los de Civitatis. El free tour por Cracovia salía a las 10.15 desde la Plaza del Mercado, justo enfrente de la Basílica de Santa María, a unos 10 minutos andando desde nuestro alojamiento, era el plan perfecto para ocupar la mañana y empezar a descubrir esta espectacular ciudad.

Exterior del mercado en la plaza de Cracovia
Exterior del mercado en la plaza de Cracovia
Fueron 2,5 horas de recorrido con una parada (para ir al baño y tomar un café) en mitad del tour donde pudimos ver todos los principales detalles de la plaza, la Basílica, el mercado y todos sus alrededores acabando en el espectacular castillo de Wawel conociendo las leyendas del dragón.

Para los que no lo sepáis, en el casco histórico de Cracovia hay 40 iglesias, obviamente y por tiempo, sólo vimos las principales. Por cierto, desde el castillo de wawel pudimos comprobar las espectaculares vistas que hay del río Vístula.

El castillo de Wawel en Cracovia
El castillo de Wawel en Cracovia

Hora de comer en Cracovia

Como acabamos para casi las 13:00, decidimos que era un buen momento para buscar un sitio para comer. Habíamos leído bastante sobre los “milk bar”, se trata de un tipo de bares con comida más tirando a casera que otra cosa y a un buen precio.

Tiramos de opiniones en google y acabamos en el “Gospodo Koko” (c/ Gołębia, 8). No nos equivocamos: 8€ por persona, incluía un plato principal, una sopa, una mini ensalada y patatas fritas, todo ello acompañado de una buena jarra de medio litro de cerveza, ¡todo un acierto!

Cracovia, comida en el Gospodo Koko, un milk bar
Cracovia, comida en el Gospodo Koko, un milk bar

Después de comer, y como teníamos toda la tarde libre para hacer lo que quisiéramos por Cracovia, empezamos por coger algunos folletos informativos de la ciudad en unos kioskos que llevan el nombre de “info krakow”. La verdad que hay un montón por toda la ciudad, pero como nos pillaba cerca, nos acercamos a uno que está a unos 100 metros de la barbacana en pleno parque que rodea al casco histórico.

El primer plan que decidimos hacer es coger un barco por el río Vístula, desde el castillo de wawel se ve perfectamente la zona donde algunos barcos ofrecen excursiones y paseos por el río, justo enfrente del hotel Sheraton. Nos dejaron el viaje de una hora por unos 8€ por persona así que de 5 a 6 de la tarde recorrimos el río disfrutando de las vistas de las dos orillas del río. Os voy a ser sinceros, al que le guste los barcos se lo recomiendo, pero realmente las dos orillas del río tienen poco que ofrecer.

Cracovia, barcos que hacen el recorrido por el río Vístula
Cracovia, barcos que hacen el recorrido por el río Vístula
Una vez acabamos el paseo, tocaba ruta y cena por el barrio judío de Cracovia, el otro gran recorrido que es recomendable hacer si visitas una ciudad como Cracovia. Desde la zona de los barcos llegamos en 15 minutos y, gracias al mapa que hay delante de cada una de las sinagogas de la zona hicimos la ruta de las 7 sinagogas (10 – 15 minutos) acabando en la plaza nueva del barrio judío donde aprovechamos para cenar algo de forma rápida.

Civitatis ofrece un free tour por el barrio judío, no lo cogimos por falta de tiempo y la verdad es que nos arrepentimos luego, aunque lo visitamos por nuestra cuenta nos quedamos sin conocer las historias que esconden estas calles y sus sinagogas.

Cenando en el barrio judío de Cracovia

Desde luego que si hay una zona donde os recomendamos comer, cenar o tomar unas copas es sin dudas el barrio judío de Cracovia, otra cosa no habrá, pero bares y restaurantes tenéis todos los que os apetezca y mucho más. Hay una cosa que nos encantó descubrir en la plaza nueva del barrio judío y es un edificio situado justo en el centro de la plaza donde vende un montón de comida rápida típica de la zona.

Comiendo un zapienkanki en el barrio judío de Cracovia
Comiendo un zapienkanki en el barrio judío de Cracovia
De verdad que os aconsejamos pasar por aquí al menos una vez, por poco dinero te pones hasta arriba, nuestro consejo es que probéis los zapienkanki que son muy parecidos a los panini pero en formato enorme y llenos de ingredientes (4€ aproximadamente).

Segundo día en Cracovia (Auswitch + Wieliczka)

Día agotador ya que decidimos hacer las dos principales excursiones que se pueden hacer en Cracovia, hablo del campo de concentración de Auswitch y de las minas de sal de Wieliczka. Cómo no, de nuevo elegimos hacer las dos excursiones con Civitatis que ya sabemos de sobra que funcionan muy bien.

Las excursiones se pueden contratar por separado y hacerlas en días distintos pero Civitatis ofrecía hacer Auschwitz + Minas de Sal en un día y con el poco tiempo que teníamos era la solución perfecta, además si lo cogíamos así, el precio era algo más barato, asi que genial.

Lo “malo” de la excursión a Auswitch es que arranca a las 6:00 de la mañana así que el madrugón es de infarto, y es que el campo de concentración de Auswitch está a hora y veinte en autobús desde Cracovia. El punto de recogida estaba justo enfrente de la Barbacana, de nuevo muy cerca de nuestro alojamiento, al menos no tuvimos que andar mucho.

En el campo de concentración de Auswitch

Entrada al campo de concentración de Auswitch II
Entrada al campo de concentración de Auswitch II
El día amaneció frío y con una niebla que no se veía a 50 metros de distancia. Imaginaros lo aún más aterrador que puede ser la visita a Auswitch si encima la niebla rodea todo el recinto. Además de esto, durante el camino nos pusieron un documental oficial de los días de la liberación del campo de Auswitch, si lo vais a ver, vaya por delante que el documental posee algunas escenas un poco duras.

Vimos a bastante gente visitando el campo por su cuenta sin guía y si os soy sincero no lo recomiendo. Ver barracones vacíos, muros llenos de ofrendas florales o efectos personales de la gente que estuvo allí no aporta gran cosa pero en cambio si alguien te cuenta los detalles de cada lugar de este campo y de la gente que por desgracia pasó por allí, la cosa cambia, y creedme, cambia mucho.

Una vez más, recomiendo y sin ningún tipo de duda esta visita a todo el mundo, creo que es algo que todas y cada una de las personas que habitamos este planeta deberíamos de conocer, expresamente por conocer el dolor y el detalle de lo que sucedió allí y así intentar evitar entre todos que vuelva a suceder algo parecido.

Entrada al campo de concentración de Auswitch I
Entrada al campo de concentración de Auswitch I
No voy a dar más detalle porque como os decía es algo que hay que vivir en primera persona sin ningún tipo de duda, y si, hay algunos momentos que pueden llegar a ser duros, pero es la realidad de lo que pasó y no por eso hay que olvidarlo.

Sí que me gustaría dejar una nota especial para aquellos que van a Auswitch y se hacen selfies como si esto fuera una atracción de feria o simplemente para los que llegan todavía totalmente borrachos: poneros sólo por un momento en lugar de la gente que estuvo ahí y preguntaros si os haría gracia que tras vuestra muerte alguien se lo tomara a broma. Respetad estos sitios, no es tan difícil, que es acojonante tener que ver a alguien mear en el lateral de un muro de un barracón en Auswitch II.

Tras la visita al campo de concentración de Auswitch nos volvimos a Cracovia, teníamos el tiempo justo para ir a comer y poner rumbo a la tarde hacia las minas de sal de Wieliczka.

¿Dónde comimos en Cracovia?

Cracovia Milk Bar Kuchnia-U-Babci-Maliny
Cracovia Milk Bar Kuchnia-U-Babci-Maliny
Pues como el día anterior nos fue genial en uno de los llamados “milk bar”, cogimos el móvil, buscamos buenas opiniones por internet (cómo no) y acabamos comiendo en Kuchnia U Babci Maliny (c/ Sławkowska, 17). Ahora sí, aquí probamos uno de los platos más típicos de esta zona, me refiero a las sopas que van dentro de un par redondo, nosotros probamos la que lleva champiñones y la verdad es que… ¡estaba súper buena!

Este sitio era un pelín más caro que el del día anterior, comimos por 16€ dos platos a compartir y dos consumiciones pero como los platos venían con bastante comida nos valió.

Si vais a comer aquí, ya os avisamos que puede ser un poco más difícil de lo normal encontrarlo ya que hay que atravesar un amplio pasillo en el interior de un edificio y no está muy bien indicado. Si queréis comer aquí buscar primero en la calle el cartel que os enseñamos en la foto.

Salimos de comer casi corriendo para volver de nuevo al autobús de la excusión que teníamos contratada para dirigirnos hacia la segunda gran excursión de esta escapada en Cracovia… las minas de sal de Wieliczka, media hora de autobús nos tomó el llegar hasta ellas desde Cracovia.

Camino hacia las minas de sal de Wieliczka

Para los que no os guste mucho andar, vaya por delante que puede que esta excursión no sea muy recomendable para vosotros. Nada más empezar, se inicia el viaje por las minas bajando andando cerca de 800 escalones. Y luego se anda unos 3 km entre galerías y galerías de minas haciendo una parada muy especial en la espectacular Capilla de St. Kinga, se trata de una sobrecogedora sala de 54 metros de longitud decorada completamente a base de sal.

Capilla de St. Kinga en las minas de sal de Wieliczka
Capilla de St. Kinga en las minas de sal de Wieliczka
Para un fan del señor de los anillos como soy yo, recorrer ciertos puntos de estas galerías fue algo fantástico ya que hubo momentos que os prometo que parecía que estábamos en el interior de Minas Tirith y que iban a aparecer Orcos por cualquier esquina.

Hoy por hoy las minas ya no es usan para extraer sal y sólo se utilizan como reclamo para el turismo. Os animamos a lo largo del recorrido a probar tanto la sal de las paredes como del agua que recorre el interior de las minas, la cantidad de sal que llevan es tremenda.

Tal es la concentración de sal del agua del interior que es casi imposible bucear en muchos de los lagos del interior, según comentaba el guía habría que añadir un peso extra a nuestros cuerpos de unos 40 kg para poder ir debajo del agua.

Varias zonas de las minas se usan para diferentes eventos: conciertos, misas, bodas… como podéis ver se le sigue sacando rentabilidad. Al final del recorrido se acaba llegando  a una profundidad de 133m, menos mal que para volver a la superficie hay un ascensor que te sube en cuestión de segundos.

Finalizada la visita en Wieliczka, volvimos a Cracovia. Fue un día tan, tan agotador que no nos complicamos para nada para cenar, tomamos algo en el mcdonals que hay en la calle principal muy cerca de la entrada al casco histórico de la barbacana y nos fuimos a dormir. Al día siguiente cogíamos el vuelo de vuelta a Bilbao por la mañana, así que aquí dábamos por finalizado nuestra súper escapada en tierras polacas.

Gana una noche en una suite y un viaje para la UEFA EURO 2020 con todos los gastos pagados.
Ver Oferta