Compartir

Introducción a la ciudad de Viena

Hablemos un poco sobre una de las capitales más antiguas de Europa y con un patrimonio cultural que asombra a propios y a viajeros.

Viena ha sido cumbre de de la música durante el siglo XIX y capital del debate político y de la filosofía durante todo el siglo XX. Gracias, a estos siglos Viena fue residencia de muchos personajes que han pasado a la historia como Amadeus Mozart, Johann Strauss, Karla Popper, Sigmund Freud,o Viktor Kaplan entre otros.

Pero no todo son su comunidad de intelectuales, músicos o filósofos. Viena fue ciudad de emperadores, y sus palacios, catedrales e iglesias son joyas arquitectónicas que hacen que esta ciudad sea una de las más bonitas de Europa.

Su centro histórico fue declarado por la UNESCO como patrimonio de la humanidad y solo el año pasado ya recibió unos 13 millones de viajeros.

 ¿Así que te animas a hacer este viaje con nosotros?


Breve historia sobre Viena

El nombre de la ciudad de Viena es un derivado de nombres anteriores que al final hacían referencia al nombre de origen celta con el que la bautizaron los romanos: Vindobona, que significa ciudad blanca.

La ciudad es fundada gracias a un gran campamento romano que estaba ubicado en lo que es Viena, el campamento fue puesto estratégicamente por los romanos, los cuales intentaban controlar la región de Panonio, luego fue utilizado como punto de defensa  militar y así duro por varios siglos.

En la edad media Viena sufre algunas invasiones Bárbaras, pero es recuperado su poder por el gran Carlomagno, después fue una ciudad totalmente comprometida con la guerra de las cruzadas y por ello fue almacenamiento de víveres y armas que se utilizaban para la guerra.

Después de la guerra religiosa, Viena no tuvo mucha paz ya que después vinieron las guerras napoleónicas y diferentes conflictos que se generaban por el interés de conquista de algunos imperios como el otomano y el turco. En 1938 sufrió las invasiones nazis por parte del Furher y en 1955 cuando Austria recupera su independencia Viena pasa a ser su capital.


Localización de la ciudad de Viena

La mejor época para ir a Viena

Viena presenta un clima oceánico continental, por lo cual su temperatura media anual es de 9,5 ºC. La ciudad posee veranos bastantes suaves y agradables pero en la otra cara de la moneda presenta inviernos bastantes fríos.

Viajar a Viena en verano: te encontraras con un clima bastante suave y agradable con temperaturas media de 20 ºC y temperaturas máximas de 26 y 27 ºC. Cabe destacar que en Viena las lluvias están repartidas durante todo el año, pero aunque parezca absurdo es el verano la época Vienense en que mas llueve.

Viajar a Viena en Invierno: Diciembre y enero suelen ser los meses mas fríos en Viena, presentando estos una temperatura media de 0 ºC y llegando en ocasiones fácilmente a los -5 ºC.

La mejor época para viajar a Viena es el verano, y no solo por su temperatura agradable, sino que los días también son más largos y luminosos. En esta época podrá disfrutar a Viena en su máximo esplendor. Después del verano, también es recomendable el otoño, ya que se dice que aunque en esta época a veces neva, la ciudad no deja de perder su belleza y esplendor.


Cómo llegar a Viena

En avión

Llegar a Viena en avión suele ser la opción mas utilizada. Llegar a Viena en avión es algo bastante fácil ya que Viena cuenta hasta con su propia aerolínea (Austrian Airlines) la cual tiene vuelos desde diferentes partes del mundo. Si viajas a Viena en avión llegaras al aeropuerto de Schwechat el cual es el aeropuerto internacional de Viena.

El aeropuerto de Viena es uno de los mejores comunicados de Europa y presenta muchísimas opciones para ir a la ciudad. Según presupuesto contamos con 4 medios de transporte:

CAT o City Airport Train: El CAT es el tren que va desde el aeropuerto a la ciudad, parada  Landstrasse – Wien Mitte, desde donde puedes coger un metro. El trayecto son unos 16 minutos y no hace paradas, además pasa cada 30 minutos y el precio es bastante económico: unos 11€.

El bus: El autobús del aeropuerto está genial ya que, el trayecto dura unos 20 minutos y hace paradas en muchos puntos de la ciudad. El precio es de unos 8€.

El S-Bahn: Este medio lo usan muchos turistas. Es un tren de cercanías que para en varios puntos de Viena. Te deja en la estación de Landstrasse pero lo bueno es que el billete incluye metro y sale por unos 4€.

Taxi: Es el medio más caro para ir del aeropuerto a la ciudad. El trayecto suele durar unos 30 minutos y cuesta unos 35€ aproximadamente.

Comparador de vuelos baratos

Nuestra recomendación es que useis un buen comparador de vuelos para localizar el vuelo que mejor se ajuste a vuestras necesidades, aquí os dejamos uno para facilitaros el trabajo de andar buscando.

En Tren

También es posible llegar a Viena en Ferrocarril, claro, desde cualquier parte que sea Europa, Ya que Viena Cuenta con líneas férreas que la conectan con muchas de las ciudades europeas. Los viajes férreos más frecuentes y más Habituales en Viena son los que llegan desde Venecia y Paris.

En Coche

También suele ser una buena opción, ya que Viena cuenta  con redes de carreteras en muy buenas condiciones que la unen con diferentes ciudades como Bratislava, Praga, Budapest, Zagreb, Múnich , Salzburgo, etc.

En Barco

Es posible llegar a Viena en Barco, pero solo en los meses de Abril a Octubre y llegar por el Danubio desde Bratislava, Wachau o Budapest, desembarcar en Danoudampfschillsgesellschft. Existen muchas compañías de cruceros que proponen viajes a Viena.

Cómo moverse por Viena

Si viajas a Viena es recomendable que para que el transporte en la ciudad te salga más económico, adquieras la Viena Card, la cual también te servirá para entrar a Museos y otros sitios turísticos. Tiene un valor de 18,50 $ y la podrás adquirir en hoteles y puestos de información turística, tiene una valides de 4 días.

Moverse en Viena suele ser bastante sencillo, ya que Viena cuenta con muy buen transporte público, en buenas condiciones, con horarios desde la 5 am, hasta las 12 am.

Moverse en Viena en metro

Como en todas las ciudades te puedes mover en bus, taxi, tranvía o a pie, pero uno de los transportes que más destaca en Viena es su metro o Ubhan-Sbahn. Dentro de cada estación puedes conseguir un mapa completo de las líneas para moverte por la ciudad como este:

Mapa metro Viena Austria
Mapa metro Viena Austria

En todas las estaciones de metro existen unas máquinas que suelen ser rojas y se pueden comprar los billetes, además se puede seleccionar el idioma por lo que, es mucho más fácil no equivocarse. Aún así los precios de los billetes, no son excesivamente caros:

  • Billete individual: 2,20€
  • Billete de 24h: 7,60€
  • Billete de 48h: 13,30€
  • Billete de 72h: 16,20€

Y nuestra recomendación el billete semanal: 16,20€

Estos billetes sirven para los buses, para el tram y para los metros por lo que, es la mejor opción si vas a visitar Viena y quieres ir a muchos sitios.

Una vez los compras tienes que ir a validarlo a otras máquinas dentro de las estaciones, que suelen ser amarillas o azules. Recordarlo ya que, si un revisor os pilla con el tiquet sin validar son unos 100€ la multa que os pueden poner y los austriacos se lo toman muy enserio.

Lo único que hay que tener muy en cuenta, que los billetes que van por horas, por ejemplo el de 24h empieza a contar desde la hora que lo validas, así que si lo validaste a las 11 am valdrá hasta las 11 am del día siguiente, y no todo el día siguiente como mucha gente se piensa.

Moverse en Viena en Tranvía

Viena posee las líneas de Tranvías más largas del mundo. Los tranvías son rojos y blancos, y estos han venido desapareciendo, pero aun son bastante utilizados, sobretodos por los turistas. Se dice que las líneas 1 y 2 son las más utilizadas por los turistas.

Moverse en Viena en Autobús

Es fácil moverse en Viena por Autobús, pero no es recomendable, no por mala calidad del servicio, sino que los tranvías y el metro cubre con muchos rincones que cubren los autobuses y el precio y la calidad muchas veces sueles ser mejor. Te pueden resultar bastante útiles los autobuses nocturnos, aquellos que circulan desde las 12:30 am hasta las 5 am. Horario en el cual no circula el metro ni el tranvía.

Moverse en Viena en Taxi

El precio de la carrera corta en taxi en Viena suele ser de 5 a 10 euros,  pero suele ser bastante elevada desde el aeropuerto hasta el centro la ciudad (entre 40 y 50 €) Cada taxi lleva un taxímetro y la forma de tomar un taxi es en la paradas de taxis. Aunque parezca raro, es bastante frecuente que te cobren por un pasajero más o por un equipaje más pesado. Los taxistas muy pocas veces aceptan tarjeta de crédito y muchas veces puedes exigir factura.

Vídeo Guía de la Ciudad de Viena

Vídeo proporcionado por Rubén Alonso, podéis ver más sobre sus videos en su canal de youtube: Rubén Alonso

Conociendo “gratis” la ciudad de Viena

Viena está dividida por distritos como  París , va desde el distrito 1 al 23, siendo el 1 lo que se considera el casco antiguo de la ciudad. No te vas a equivocar ya que, siempre sale en los mapas rodeado de un anillo amarillo que se le llama Gürtel o Ring.

Una de las mejores propuestas para conocer la ciudad de Viena son los famosos free tours.

Los free tours de Guruwalk en Viena
Los free tours de Guruwalk en Viena

Lo bueno de estos, es que pagas según tu experiencia y siempre cuando acaba la visita. De esta manera, puedes conocer la ciudad y la propina que se suele pagar por un free tour de 2h aproximadamente es de unos 10-15€ por persona. 

Los guías de free tours suelen ser bastante amenos y divertidos ya que, se juegan que sus propinas sean más o menos altas.

Os recomendamos Guruwalk, plataforma de free tours internacional donde podéis ver valoraciones de viajeros que ya han hecho el free tour y así elegir los mejores free tours para esta bonita ciudad.

Guruwalk, comunidad de guias locales que ofrecen "free tours" en sus ciudades
Guruwalk, comunidad de guias locales que ofrecen “free tours” en sus ciudades

Imposible que te lo pierdas

La catedral o Stephansdom: Su traducción es Catedral de San Esteban y está situada en una de las plazas más importantes de Viena, la Stephansplatz (plaza de San Esteban).

Catedral San Esteban Viena Austria
Catedral San Esteban Viena Austria @https://pixabay.com/es/viena-catedral-de-san-esteban-dom-428021/

Es una catedral impresionante y una de las más bonitas de Europa, gracias a su estilo románico tardío. Vale la pena rodearla por el exterior donde podrás ver el tejado, las dos torres del campanario y los famosos tres portones: el del Obispo y gigante, el de los Cantores y el de las Torres. 

La campana llamada Pummerín es muy famosa pero ya no es la original, debido a que se destruyó tras un gran incendio y ha sido reconstruida, aún así es impresionante.

Se puede subir a la torre de la catedral, pero en nuestra opinión no vale demasiado la pena, aunque el interior de la catedral es precioso y eso sí que lo recomendamos encarecidamente.

Fuera se pueden ver los famosos “fiaker”, son carros de caballos para dar una vuelta por la ciudad. Estos están para turistas y ya os podéis imaginar que el precio no va a ser barato, unos 55€ por 35-40 minutos.

Kohlmarkt o la calle del lujo: Esta calle es conocida por sus tiendas de lujo con productos de todas partes del mundo. El recorrido de lujo, más famoso de Kohlmarkt se llama la “U” de oro, debido a que todo el recorrido si lo viéramos desde el aire dibujaría la letra U.

Además de todas las tiendas de lujo que puedes encontrar, os recomendamos que hagáis una parada en la casa de subastas más antigua del mundo, Dorotheum. Aquí puedes encontrar antigüedades que no se ven en otro lugar del mundo, eso sí, a precio de oro.

La avenida de Ringstrasse: Considerado como uno de los paseos más bonitos del mundo y donde podrás ver edificios como el Hofburg,de los monumentos arquitectónicos más famosos de la ciudad. El palacio fue residencia de los Habsburgo, con más de 600 años de historia a sus espaldas.

Esta avenida concentra además los Museos de historia del arte y el de historia natural, el Parlamento y la famosísima Ópera de Viena.

Opera Viena Austria
Opera Viena Austria @https://pixabay.com/es/opera-viena-austria-711944/

A la Ópera de Viena es muy difícil entrar pero los días que hay concierto, puedes ir a las taquillas 1h y media antes donde se pueden conseguir entradas por 3-4 euros. No es el mejor sitio del mundo, pero entrar en la Ópera a este precio no es mal plan ¿no?

Probando la comida austríaca

La cultura gastronómica de Austria es bastante amplia pero queremos deciros los platos que tenéis que probar antes de abandonar Viena.

Schnitzel: Este plato es super típico en Austria, consiste en un pollo empanado pero macerado con muchas especias y es increíble. Uno de los mejores restaurantes donde hacen schnitzel es la “plachutta”. Las raciones son gigantes, así que lo puedes pedir hasta para compartir, además siempre lo acompañan con la karttofelnsalat o ensalada de patata hervida.

Schnitzel Viena Austria
Schnitzel Viena Austria @https://pixabay.com/es/comer-cenar-los-alimentos-nutrici%C3%B3n-2116422/

Tafelspitz: Es un plato muy típico austriaco no tan conocido como el Schnitzel, aunque riquísimo. Se trata de una olla donde hacen una sopa con carne y verduras. Te lo sirven todo junto pero se suele comer por separado, una especie de cocido contundente. Para los meses de frío es genial, te calienta de arriba a bajo.

Würlst: Este plato viene importado de Alemania, aunque en Viena las hacen buenísimas. Estas salchichas se suelen comer en perrito caliente y os aconsejamos que las pidáis por los puestos que se encuentran en la calle ya que, son los que mejor lo hacen.

La tarta Sacher: Si el Schnitzel es famoso, esta tarta ya es internacional. Es una tarta de chocolate increíble que esconde una capa de mermelada en su interior y que además te la sirven rociada de nata montada. No hay palabras para describir su sabor.

Krapfen: Otro poste típico y auténtico. Un bollo tipo donuts pero sin agujero y que va relleno también de mermelada, buenísimo.

Y por último, curioseando Viena

Stadpark: Bonito parque en medio de la ciudad con un estilo inglés y donde se puede encontrar la estatua dorada de Strauss, con la que se le rinde homenaje al compositor austriaco. Además este parque data de 1862, se le reconoce como uno de los parques más antiguos de la ciudad.

Heladería Eis Gleissler: Es de las primera heladerías “bio” de la ciudad y sus helados son artesanales. Las colas son larguísimas pero merece la pena comerse un buen helado de Eis Gleissler. Situada al lado de la catedral, pero no por ello es una heladería cara, de hecho es de las más baratas de la ciudad y tiene un gran surtido de sabores.

25 Hours Hotel: Es uno de los hoteles de la ciudad de Viena, pero lo famoso es el “roof top” o terraza en su último piso, donde puedes tomarte algo, relajarte y disfrutar de las maravillosas vistas de la capital austriaca.

Donaukanal: Paseo por el canal, viendo los graffitis de sus calles que además son legales y toda una obra de arte. Al canal se puede llegar desde miles de puntos diferentes, pero en verano cerca de la plaza Schwedenplatz puedes disfrutar de sus terrazas y su música. Os recomendamos uno de los free tours más famosos de Viena, donde te enseñan todo el arte graffitero de la ciudad.

Esperamos que esta guía sirva como primer acercamiento de esta gran ciudad, admirada por muchos, conocida por pocos, pero que cada vez tiene mayor importancia como capital turística.

Viena: descubre lo necesario para viajar a la capital del Imperio Austrohúngaro
4.3 (86.67%) 3 votes

  • Pablo Pmalday

    Hola! Fantástico post sobre Viena! Voy este verano así que espero verlo todo y bueno lo de los free tours ¿que decir? Ya he hecho muchísimos y me encantan lo que no sabía era que existía esta comunidad! Muchas gracias Iñaki por el post 🙂