Miranda de Ebro, lugares imperdibles y consejos de viaje

273
0
blank

Miranda de Ebro es la segunda ciudad más importante de la provincia de Burgos, por detrás de su capital. Descubrirla es remontarse a la historia y, en el proceso, admirar su vertiginoso desarrollo.

Ubicada entre el País Vasco y La Rioja, a menos de 50 km de la frontera con Francia, y rodeada a escasos kilómetros de ciudades tan importantes como Burgos, Logroño, Bilbao o Vitoria, Miranda de Ebro es un centro de comunicaciones indispensable para el norte de España, además de un paso obligado para quienes visiten esas ciudades, hagan contacto con la naturaleza en los Montes Obarenes, o continúen su ruta por el Camino de Santiago.

Precisamente, en la Ruta Vía de Bayona del Camino de Santiago se encuentra el Hotel Abades Vía Norte, uno de los más modernos de la ciudad, donde encontrarás todas las amenidades y ventajas que un hotel de calidad pueda tener, siendo referencia obligada para todos los que deseen alojarse en Miranda de Ebro, bien por ser una ciudad que conocerán, o bien porque vayan de paso hacia otros destinos cercanos.

Puente de Carlos III

Miranda de Ebro está dividida en dos zonas. Allende, la parte más moderna de la ciudad, y Aquende, el casco histórico. El río Ebro divide a la ciudad en dos, y en medio de él se levanta el imponente y hermoso Puente de Carlos III, parada obligada para todos los visitantes de la ciudad.

Es una de las vías principales de la ciudad y, sobre todo, un lugar emblemático para la vida nocturna y tranquila de los lugareños. Justo a la orilla “moderna”, tras salir del puente, encontrarás la Iglesia del Espíritu Santo, uno de los templos más característicos y con mayor valor histórico de esta ciudad burgalesa.

El Centro Histórico

El centro histórico de Miranda de Ebro es un lugar tranquilo, con comercios, amenidades y actividades, pero donde el protagonismo lo tienen las edificaciones de estilo neoclásico, renacentista, gótico e incluso algunos palacetes de aspecto medieval que están distribuidos por todo Aquende.

La Casa de las Cadenas, la Iglesia de Santa María, el Convento de San Francisco, la Casa de Don Lope, el Ayuntamiento de la ciudad y, sobre todo, la histórica Plaza de España, forman parte de un itinerario obligado que se disfruta mucho más cuando se elige andar, con paso tranquilo, y con ganas de sorprenderse por lo cuidado de las edificaciones y la complejidad histórica que cada una de éstas tienen.

La naturaleza de Sierra Salvada

Aunque un poco más alejado de Miranda de Ebro, es un lugar que vale la pena mencionar por su valor natural y, también, por la gran cantidad de parajes cargados de historia.

Gorobel, como también se le conoce, cuenta con una extensión total de más de 20 kilómetros, por lo que podrás disfrutar de diferentes rutas de senderismo. Sin importar por cuál te decantes, es parada obligatoria divisar el paisaje desde el Mirador del Nervión.

Aprovecha las cercanías

Miranda de Ebro queda bastante cerca de otras ciudades importantes de España, incluso de la frontera francesa, de modo que puedas utilizar su cercanía para visitar los alrededores, desde los Montes Obarenes hasta hacer un tour de un día por Bilbao, pero con algún truco para que ahorres dinero.

Para hacerlo, lo mejor es aprovechar las ofertas para reservar hotel en Miranda de Ebro, de manera que te permitirán ahorrar un porcentaje de la reserva si lo haces con anticipación y así contar con mejores servicios o beneficios, sin cargo adicional. Así, podrás alojarte en Miranda de Ebro, una ciudad que es más barata que muchas de las que se encuentran en sus alrededores, pudiendo alargar tu viaje, descansar con mayor tranquilidad y en un ambiente rural.

¿Vas de paso o quieres conocer Miranda de Ebro? Recuerda que la ciudad ferroviaria tiene un clima fresco, tanto en verano como en invierno, y mantiene una vida rural y tranquila a pesar de ser la segunda ciudad burgalesa en importancia, por lo que puede ser tu próximo destino o parte imprescindible de tu ruta por el norte de España.